LobaFilm » Historia de la película

La história de la película

catherine-curandoCatherine en Toulouse

Tengo 25 años de experiencia ejerciendo como curandera y siempre me ha sorprendido desagradablemente las historias de sufrimiento que a menudo cuentan las madres sobre sus partos en el hospital. Hace 5 años, empujada por una extraordinaria intuición, decidí recoger las experiencias de mis pacientes, gracias a la complicidad de mi hija Lila Fraysse, cámara y directora de fotografía.

El viaje

mercado-san-cristobalMéxico

tolosaToulousse, France

habanaLa Habana, Cuba

En 2011, comenzamos a rodar en la ciudad en la que residía entonces, Barcelona. En cada conversación nos quedábamos aturdidas con lo que aprendíamos, por la lucidez y la fuerza de muchas de las mujeres que encontrábamos. No he intentado hacer un análisis exhaustivo de la situación actual, ni he tratado de desplegar un análisis cienfífico; los personajes de la película son quienes se han impuesto, por sí mismos, a lo largo del proceso, ante mi comprensión, ante mi cólera…

Para aprender más sobre el tema fuí siguiendo a Pepi Dominguez, partera, en Barcelona, asistiendo a su consulta y a los partos en casa en los que se requería su asistencia.

En 2012, dado que trabajo en México desde hace 14 años, aproveché para pedir también a algunas de mis amigas que me explicasen sus partos, siendo además una oportunidad única por haber sido acogida en un pueblo zapoteca de Oaxaca. De este modo pude confrontar la manera ancestral y la manera actual de vivir el parto.

Naturalmente, fui a Francia, Toulouse, para visitar a mi amiga Fabienne, con quien había estudiado ospeopatía y me había acompañado en el momento del parto de mi segunda hija. En 2013, teniendo en cuenta todo lo que ya había aprendido en mis investigaciones, me pregunté cómo sería el proceso en Cuba, un lugar donde el poder farmacéutico no ha tomado el monopolio.

Después de este periplo, me pareció evidente la necesidad de dar la palabra a las parteras, guardianas de estos conocimientos ancestrales que están siendo aniquilados. Por ello, volvimos a México, para recoger los testimonios de dichas mujeres.

 

En 2014, de vuelta a Francia, descubrí que ya no es posible llevar a cabo el parto en casa.

 

Realización del proyecto

Con más de 60 horas rodadas, fui a ver a Laia Manresa, guionista, con quien seleccionamos el material para construir la base de este documental: una road movie, al fin, que me acompañaría tanto en las diferentes peregrinaciones como en mis pensamientos.

Seguidamente, con Sergi Dies, guionista y editor, el esqueleto de la película con todas las conversaciones empezó a tomar forma. Pude entonces introducir la voz en off, que me permite intervenir en la película para aclarar según qué temas, o explicar las emociones que me provocan las entrevistas y los viajes.

A su vez pienso que una película no puede vivir sin su propia música, por lo que pedí a Manuel Callejo y a Dani Rodriguez que crearan paisajes sonoros para acompañar cada uno de los viajes. Después, con Sergi, finalmente pusimos en su lugar las imágenes de Lila, que no solamente ilustran los viajes, sino que también ilustran con mirada implacable el devenir de nuestra sociedad.

Para empezar, logré financiar esta película durante el rodaje, con tal de poder ser libre en mis decisiones y movimientos y también para ver hacia dónde me conduciría finalmente mi propia intuición. Hoy sé que esta película merece ser difundida, que provocará muchos debates, esperemos que fértiles y sustanciosos. Para mantener la autonomía de este proyecto, hemos pensado en financiarlo mediante crowdfunding, es decir, una financiación participativa, que vamos a lanzar junto con Odile Carabantes y Cecile Pomier, quienes se encargarán de la comunicación y producción en esta fase final.

Tenemos previsto que el lanzamiento de la película sea en enero del 2015.